DODGE ATTITUDE GLS

 

 

Las empresas coreanas están conquistando al mundo automotriz gracias a que están ofreciendo al público lo mejor de dos mundos: la calidad, confiabilidad y economía de las marcas asiáticas, con el estilo sofisticado, tecnología y manejo de los europeos. Y aunque oficialmente no están las marcas directamente en México, sí llegan a nuestro mercado a través de otras empresas propietarias o asociadas con ellas. En el caso específico de Hyundai, tenemos varios de sus productos disponibles gracias al convenio que tienen con Chrysler México y por ello tenemos disponibles algunos vehículos de su gama.

La totalmente nueva generación del Hyundai Accent, comercializado como Dodge Attitude en nuestro país, es un claro ejemplo de los tremendos saltos que la marca está dando a sus productos de una generación a otra en diseño, calidad y tecnología. Su nueva línea recuerda más a un compacto europeo que a un asiático, con trazos elegantes, bien balanceados y con gran personalidad, que no recuerdan en nada a la generación anterior.

En el interior encontramos también un tablero de líneas contemporáneas, con todo a la vista y a la mano, muy buena calidad de plásticos para el segmento, y sobre todo una notoria calidad de ensamble del auto, se siente muy sólido y bien insonorizado. El nuevo Attitude se ofrece en una gama más grande que el anterior, la versión GLS es la intermedia e incluye equipo eléctrico, aire acondicionado, faros de niebla, asiento del conductor con ajuste de altura, consola central con descansabrazos, rines de aluminio de 16”, computadora de viaje y sistema de audio con CD MP3, entrada auxiliar, puerto USB y conector para iPod.

El espacio interior es notoriamente superior por lo que brinda mucha mayor comodidad a los pasajeros de atrás, aunque la forma del techo puede darle problemas a la gente alta. El volumen de cajuela también es muy bueno para el tamaño del auto.

En la parte técnica, para México se mantuvieron los motores que se ofrecían en la generación anterior, con algunos ajustes para mejorar ligeramente su desempeño, así las versiones automáticas cuentan con el 1.6 litros de 124 hp y las manuales, como nuestro auto a prueba, con el 1.4 de 108 hp, ambos con 16 válvulas de apertura continuamente variable. La transmisión manual es de 5 velocidades y la automática de 4 velocidades, no tiene modo manual pero con el botón de overdrive-off y la palanca permite elegir la velocidad máxima a engranar.

La suspensión es independiente adelante y de eje torsional atrás, que para el tipo de coche es suficiente para ofrecer un buen compromiso entre comodidad y estabilidad. Los frenos son de disco ventilado adelante y tambor atrás, pero el ABS está disponible solamente para la versión Sport que es el tope de la gama y cuesta bastante más.

Al ponernos al volante del nuevo Attitude llama la atención que se ve y se siente uno a bordo de un auto más grande y fino de lo que era la anterior generación, así como un impecable armado y materiales de mucha mejor calidad. Y eso se nota también en la insonorización del vehículo que mejoró notoriamente.

Al arrancar con la versión manual que incluye el pequeño motor 1.4 litros, le cuesta un poco de trabajo tanto el arranque inicial como las aceleraciones fuertes para rebases y recapturaciones, sobre todo a la altura del altiplano, pero una vez encarrerado el auto puede mantener muy buenos ritmos de velocidad en autopista, y su economía de combustible es realmente impresionante. Un verdadero avaro en el consumo aún en tránsito muy pesado.

La transmisión manual es muy suave y precisa, y las relaciones están muy bien calculadas para el desempeño del motor, por lo que hacen una pareja muy eficaz. De hecho aún en circunstancias de tránsito muy lento como las que se encuentran en la Cd. de México todos

los días, no es un vehículo que canse, por la suavidad tanto del pedal del embrague como la operación de la caja.

La calibración de la suspensión tiende a la comodidad y suavidad, pero tiene un comportamiento bastante adecuado en carretera curveada. En cuanto los frenos, su respuesta es firme y muy modulable, a pesar de que atrás tiene tambores, por el bajo peso del vehículo. Lo que no nos pareció buena idea es que la única versión que cuenta con ABS es la Sport, que es la más equipada y solo está disponible con el motor 1.6 y transmisión automática, pero el precio llega hasta $230 mil pesos.

Esta nueva generación del Attitude es un gran paso adelante, en todos sentidos, con respecto a la anterior generación. Es más amplio, sofisticado y con mejor calidad, pero sobre todo mucho más bonito, y esta sola cualidad atraerá un mayor número de clientes potenciales. La mala noticia es que el precio también subió bastante en todas sus versiones, y aunque lo encontramos justificado, deja de ser un auto barato y entra ahora al grupo de pequeños pero sofisticados.

LO BUENO

Línea elegante y atractiva

Notoria mejora en calidad

Economía de combustible

LO MALO

ABS y bolsas de aire solo para la versión tope

El motor 1.4 se queda corto en aceleración y recapturaciones

El precio subió considerablemente

 

FICHA TECNICA

MOTOR L4, 1.4 litros, 16v DOHC CVVT

POTENCIA 108 hp @ 6300 rpm

TORQUE 101 lb-pie @ 5000 rpm

TRANSMISION Manual 5 velocidades

SUSPENSION MacPherson / Eje torsional en H

FRENOS Disco ventilado / tambor

PRECIO $194,900.00

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Casino Swiss swisscasino Encuesta Australian online casino RUSHMORECASINO
 

Elaboración: WWW@ Agencia de Publicidad, L.D.G. Tomás González Juárez